Te quieren, pero lejos

Ha quedado demostrado que los clubes profesionales no tienen prisa ninguna por volver a recibir a sus aficionados en los estadios. LaLiga autorizó un cupo extra de cinco asistentes a los palcos reservado exclusivamente para instituciones públicas y patrocinadores. El virus no distingue entre clase política y empresarial de los abonados. Quien sí lo hace es Javier Tebas. Los primeros justifican la medida de la LFP de jugar a puerta cerrada por razones sanitarias -mientras que en deportes no profesionales sí hay público en aforo reducido- y los segundos sustentan económicamente su circo sin tener que depender de la asistencia en las gradas de aquellos que han pagado la cuota anual.

La covid es la excusa perfecta para que cambies definitivamente tu asiento en la grada por el sofá frente a la tele.

Consumidores

Que nadie olvide que, si el abogado oscense actúa como amo y señor del fútbol español, es porque lo clubes profesionales le han otorgado plenos poderes con su voto en la asamblea de LaLiga. Culpar a Tebas de todos los males habidos y por haber es cometer el mismo error histórico que hicieron los ludistas británicos. En el siglo XIX quemaban las máquinas que sustituían su mano de obra en las factorías en lugar de señalar a los verdaderos responsables de su desdicha. Los socios de los clubes de fútbol pasaron a ser abonados con la creación de las sociedades anónimas deportivas. Desde hace un tiempo, la deriva de estas SAD es convertir a sus aficionados en simples consumidores. Ahora el coronavirus ha sido la excusa perfecta para culminar este proceso iniciado con horarios infernales y precios abusivos para que cambies tu asiento en la grada por el del sofá delante del televisor.

Cladera e Hila junto a Díaz en la presentación del nombre comercial de Son Moix.

Excusas

A nivel de comunicación, los portavoces de los clubes nos han justificado hasta la saciedad que “LaLiga no autoriza esto” o “esta cuestión ahora depende de la LFP” lavándose las manos ante las medidas cada vez más restrictivas con el desempeño de nuestro trabajo informativo. LaLiga son ellos y 41 clubes aprobando normas y requisitos para ponerle candado a su competición. El pretexto de la presencia de inspectores de la patronal del fútbol profesional en los estadios, fotografiando y grabando con sus tablets cualquier actuación que no se ajuste a la normativa, no es más que el mismo cuento en el cual se amedrenta a los niños con la frase “que viene el lobo“. Si no te gusta o criticas, no vuelves a entrar. Los aficionados todavía están a tiempo y en su derecho de rebelarse.

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

Deja una respuesta

*

Acepto la politica de privacidad *