Trama de reventa en los Suns

Los escándalos extradeportidos siguen acechando a los Phoenix Suns de Robert Sarver. El también propietario del Mallorca, bajo investigación por parte de la NBA por acusaciones de racismo, misoginia y crear un ambiente laboral tóxico; ve como la buena temporada de su franquicia se ve empañada de nuevo en plena disputa del PlayOff por el título frente a los Pelicans de Nueva Orleans (2-2).

Jeffrey Marcussen habría revendido 2.800 entradas a través de StubHub sin haber recibido autorización de los Suns.

Tal y como reproduce Baxter Holmes en ESPN, un antiguo empleado de Sarver ha aceptado indemnizar al club con 458.218 dólares tras declararse culpable de vender ilícitamente entradas del equipo a través de terceros entre 2017 y 2019 durante su ejercicio como Ticket Manager de la entidad. Según la investigación, Jeffrey Marcussen -que desde la compra del club por parte Sarver en 2004 y durante quince años ostentó el cargo- habría revendido 2.800 entradas a través de StubHub -sitio de venta de entradas on-line- sin la autorización del club, que no opera en dicha plataforma.

 

Robo y fraude

El juez del Tribunal Superior del Condado de Maricopa ha dictaminado que el 7 de junio Marcussen, de 44 años, sea sentenciado por unos cargos de robo y fraude los cuales, apunta Holmes en ESPN, podrían conllevar una sentencia máxima de 13 años de prisión. Aunque, en el acuerdo de culpabilidad presentado, los fiscales han pedido a cambio la libertad condicional con un máximo de un año de cárcel. La Fiscalía General de Arizona reveló ya en noviembre de 2020 que fue la propia StubHub quien “se puso en contacto con la NBA cuando descubrió cinco cuentas diferentes en dicha plataforma, todas vinculadas al acusado”, agregando que fue posteriormente “una auditoría interna de los Phoenix Suns que incluyó la confesión del acusado tras revelar la investigación por parte de las autoridades, a través de los registros bancarios, que recibió un pago total de 458.218 dólares”.

StubHub se puso en contacto con la NBA al descubrir cinco cuentas vinculadas al acusado y pagos por 458.218$.

Sin explicaciones

Varios empleados de los Suns informaron a ESPN que, a finales de junio de 2019, fueron notificados a través de un correo electrónico de la franquicia que Marcussen ya no era empleado de la misma aunque no se indicó ninguna razón. Mark Kokanovich, abogado defensor, declaró a la cadena estadounidense que Marcussen “trabajó para el club durante casi 20 años y, tras el trágico asesinato a sangre fría de su hermano al final de su carrera con los Suns, empezó a vender entradas sin la aprobación del equipo”. En contraposición a este alegato, Holmes puntualiza que el hermano del exdirector adjunto de venta de entrada, Thomas Marcussen, fue asesinado en 2014.

Sobre Pau Ferragut

Especialista en tenis y estadísticas deportivas. Ha cubierto la información de Roland Garros desde 2011.

Deja una respuesta

*

Acepto la politica de privacidad *