La bicicleta también es para la primavera

2019_03_05 Ciclismo 01

Escribió el genial actor Fernando Fernán Gomez que las bicicletas son para el verano. Pero, sin ánimo ni atrevimiento alguno de corregir al reconocido y polifacético hombre de letras, se podría añadir que también lo son para la primavera. Con la llegada de las clásicas del norte de Europa, el ciclismo continental despierta de su letargo invernal. En los últimos años, estas carreras, muchas de ellas legendarias, viven un resurgir mediático en expectación y seguimiento. Los célebres muros de Kapelmuur, Koppenberg o Huy ven como sus cunetas se convierten en auténticas gradas repletas de aficionados ciclistas animando el esfuerzo de los profesionales.

El equipo de Enric Mas es sin lugar a dudas el favorito para alzarse con el mayor número de victorias.

Todo o nada

El territorio protagonista de las clásicas lo copan Bélgica y Holanda, con las excepciones de la vecina Roubaix al norte de Francia, la classicissima Milán-San Remo y la joven Strade Bianche de la Toscana italiana, con final en la bella Siena. Las clásicas de primavera aportan épica y leyenda al ciclismo. Son carreras de un día, muy diferentes a las que acostumbra a seguir el aficionado español, más proclive a las vueltas por etapas de tres semanas. En estas carreras todo se decide en un día, por lo que no cabe en su argot dosificar el esfuerzo. Esta pulsión sin límite convierte muchas veces las carreras en locas y atropelladas, favoreciendo las caídas y ataques sin mesura. Si a esta circunstancia le añadimos recorridos con adoquines, sterrato, muros con porcentajes inhumanos y una escenografía que invita a evocar la mítica del ciclismo de antaño, nos situamos ante un verdadero espectáculo visual.

Tramo empedrado en Roubaix (Francia).

Favoritos

El clasicómano español por excelencia es Alejandro Valverde. El actual campeón del mundo en ruta tiene en su mano superar el record del mito Eddy Merckx en las clásicas de las Ardenas. Con cinco “flechas valonas” en el Muro de Huy y cuatro Lieja-Bastogne-Lieja, no existe homólogo comparable en el toda la historia del ciclismo español. El murciano que afronta su decimoctava temporada de profesional -que se dice pronto- ya ha anunciado que en el Tour de Flandes, la carrera de los adoquines y los muros, tiene puesto su penúltimo objetivo. Si hablamos de equipos de referencia, el del mallorquín Enric Mas es sin lugar a dudas el favorito para alzarse con el mayor número de victorias. La escuadra belga Deceuninck-Quick Step centra gran parte de su temporada en este tipo de pruebas, y de momento, en el arranque de las clásicas de primavera lleva dos de dos, con las victorias Jungles y Stybar en Kuurne y Omlot, respectivamente. Estamos por lo tanto ante un serial de grandes acontecimientos ciclistas que por pasado y presente, aguardan apasionantes historias dignas de ser presenciadas y vividas. Les invito a conocerlas en la próxima entrega.

Sobre Fernando Gilet

Actual presidente de la Federació de Ciclisme de les Illes Balears. Retirado de la política, fue teniente de alcade de Cultura y Deportes de Palma (2011-15).

Deja un comentario

*

Acepto la politica de privacidad *