Este Poblense apunta alto

2020_07_26 Troya

La UD Poblense jugará la próxima temporada en Segunda B donde, desde hace años, se merecía regresar por su trabajo bien hecho durante tanto tiempo y no solo sobre el césped. También en los despachos donde, el proyecto del presidente Miquel Molondro, debería servir de ejemplo para otros clubes del futbol de ca nostra. En Tercera División solo tienen futuro las entidades que funcionan bajo un régimen presidencialista como es el caso del recién ascendido. Un mecenas que aporta el músculo financiero, rodeado de piezas clave a los que se conoce como los hombres del presidente, es sinónimo de éxito.

El fútbol profesional es un escenario que, a medio plazo, no descartaría que lo intenten alcanzar en Sa Pobla.

Molondro y Munar

El exportero del Mallorca lo ha conseguido con un viejo zorro como Martí Munar en el campo de director deportivo. Otro exrojillo que triunfó como entrenador y es un gran conocedor de los entresijos del fútbol de barro consiguiendo constuir plantillas muy competitivas y de gran calidad año tras año. Han sido 31 años lejos del fútbol de bronce, antesala del profesional. Un escenario que a medio plazo, conociendo a quienes ahora dirigen y con el apoyo de una ciudad industrial y agrícola como Sa Pobla, no descartaría que lo intenten. Quise vivir en primera persona la final en Santanyí y ví muchas cosas que no me gustaron en el capítulo organizativo con muchísimas carencias. Quizás después de haber vivido los protocolos de LaLiga, mejor callar. Pero es incomprensible que, en un partido a puerta cerrada, por mucha final de PlayOff que sea y con solamente doce directivos autorizados por cada club, no se entiende el entradón que vimos. Todas estas cuestiones quedaron tapadas por la emoción del partido y la alegría de los campeones que celebraron el ascenso por todo lo alto pero sin su afición.

2020_07_26 Mateu Ferrer

Troya y sus guerreros

Capítulo especial para el mejor entrenador mallorquín de los últimos años. Óscar Troya, que ha superado un cáncer hace muy poco, estaba eufórico pero, al mismo tiempo, con lágrimas en los ojos sabedor de que había conseguido dos grandes victorias. Me alegro por él y su familia. Me gustó ver a un grupo de futbolistas consiguiendo un objetivo que algunos de ellos llevaban años quedándose a las puertas. En especial a la gente veterana que han pasado por la élite como Dani Benítez, Pau Cendrós o el bueno de Mateu Ferrer viviendo la celebración como juveniles. En el otro bando percibí impotencia y tristeza entre unos jóvenes futbolistas que vieron como se les escapaba una gran oportunidad de progresar en su carrera. Para muchos de ellos otro año en Tercera es inasumible. El consejero delegado Alfonso Díaz y Pablo Ortell vieron en directo el partido en Santanyí en los que ha sido el segundo varapalo en poco tiempo para el club rojillo.

Sobre Tomeu Terrasa

Comunicador dedicado durante más de 30 años a la información deportiva. Ha narrado al RCD Mallorca en Primera y Europa además de acompañar a Moyà y Nadal alrededor del mundo desde 1997.

Deja un comentario

*

Acepto la politica de privacidad *