39 años barralets

2019_02_12 Vallespir 01

Miquel Mesquida, más conocido como Barralet, es el presidente y alma mater de la peña mallorquinista Barralet del Pla de na Tesa. Este lunes celebró su 39º cumpleaños, casi cuatro décadas en rojo y negro, en una multitudinaria cena en la que Maheta Molango encabezó una expedición mallorquinista que se volcó con los peñistas reunidos. No faltó nadie: el entrenador Vicente Moreno, su segundo Dani Pendín, el capitán Xisco Campos, Abdón Prats, Joan Sastre, Aridai Cabrera e incluso Martin Valjent se apuntó a probar la gastronomía mallorquina. Barralet, uno de los dinamizadores de la nueva Unió de Penyes Mallorquinistes, ejerció de anfitrión de Toni Vallespir. El presidente de la nueva agrupación trabaja codo con codo con Mesquida desde la peña que también preside en Llubí.

Tomeu Terrasa: No se podrá quejar que no faltó nadie el lunes a la fiesta…

Miquel Mesquida: Tenemos que estar muy agradecidos a la propiedad americana. Sin ellos ahora seríamos como el Reus. Gracias a ellos el Mallorca está vivo, vosotros tenéis trabajo y los peñistas seguimos disfrutando de nuestro mallorqueta.

¿Cómo eran el Mallorca de hace casi 40 años cuando se fundó la peña?

Realmente celebramos los 39 años que la peña se oficializó. Ya llevábamos varias temporadas en la Protectora pero no podíamos seguir allí porque aquello era una peña madridista.

2019_02_12 Vallespir 02

¿Además del mallorquinismo, les unía algo más?

La mayoría éramos trabajadores de Galerías Preciados y en los grandes almacenes se vendían entradas para ir a los partidos. Las cosas han cambiado mucho.

Entrábamos cincuenta litros de gin-lemon los días de partido en el Lluis Sitjar.

¿Qué recuerdo le vienen a la memoria?

Cuando subimos ante el Castilla perdiendo pero terminamos ascendiendo en el Bernabéu. Ese recuerdo me llena más que el paseo de la final del Elche. Fue muy hermoso. Subíamos a ver los entrenamientos en un camión de butano en Son Vida.

Han cambiado mucho las coas…

Entrábamos cincuenta litros de gin-lemon los días de partido en el Lluis Sitjar dentro de un bidón y por cien pesetas tenías barra libre hasta que se terminaban. También hacíamos torradas debajo del marcador. Recuerdo que tirábamos cohetes… Ahora esto es impensable. El día que cayó el muro del foso con el portero del Valladolid ayudando a sacar heridos. Han sido muchos recuerdos.

Sobre Tomeu Terrasa

Comunicador dedicado durante más de 30 años a la información deportiva. Ha narrado al RCD Mallorca en Primera y Europa además de acompañar a Moyà y Nadal alrededor del mundo desde 1997.

Deja un comentario

*

Acepto la politica de privacidad *