El mérito es de Boscana

Boscana y Alonso junto a la expedición del Bahía San Agustín que peregrinó a Lluc. Foto: BSA.

El éxito del Bahía San Agustín tiene dos nombres propios como el de Guillem Boscana y Félix Alonso. El tándem formado por el presidente y el técnico armó una plantilla para intentar el asalto a la ACB y lo han conseguido. Ahora todo lo que llegue será un premio extra a una campaña brillante y planifiada de forma inteligente. Durante la pretemporada se vendió sin pudor que el objetivo era estar en el PlayOff con opciones a jugar por el ansiado ascenso. Se ha logrado con creces. Me pareció una apuesta arriesgada y que podía ser letal para el futuro de la entidad si no se conseguía meter en la final a cuatro o, como mínima, afrontar la promocón con el factor campo a su favor. Todo ha salido como estaba pensado en la hoja de ruta de los dos cerebros de esta Operación ACB. Boscana y Alonso han superado la prueba con un notable alto logrando un plus de credibilidad de cara a la próxima temporada pase lo que pase.

Boscana y Alonso armaron una plantilla para intentar el asalto a la ACB y lo han conseguido.

Segundo plano

El entrenador ha dado una lección de como manejar situaciones límite durante la temporada regular dentro y fuera de la pista así como en el vestuario. No olvidaré cuando, el día de la pomposa presentación, me comentó que la campaña iba a ser muy largo y me pidió un voto de confianza para que sus pupilos llegaran al final de la temporada a tope. Su planificación está a la altura de los grandes que no tiene miedo y disfrutan del convencimiento que su trabajo y programación son óptimas. Citando dos ejemplo de ca nostra, Rafel Nadal y Vicente Moreno saben en todo momento lo que no hay que hacer para llegar al objetivo final poderosos física y mentalmente. Del entrañable Boscana poco se puede decir que no se sepa. Quizás que, a día de hoy, sigue muy tocado y no ha logrado superar todavía el linchamiento mediático por el ‘caso árbitras’. Sigue en un segundo plano sin querer aparecer ante los medios, llevando la penitencia de una equivocación.

Bocana, el matrimonio Kohlberg y Richard Clakr, subdirector general de Air Europa. Foto: BSA.
Bocana, el matrimonio Kohlberg y Richard Clark, subdirector general de Air Europa. Foto: BSA.

Subir al carro

No se debería olvidar su trayectoria en este momento de éxtasis donde los últimos en llegar, que de baloncesto no saben ni nunca les ha interesado, van a querer ponerse las medallas. Hablo de Jordi Mulet y Tomeu Verger. Dos personas que aparecieron de la nada. El primero viene del mundo de la banca como excelente relaciones públicas. El segundo es un exfutbolista y expresidente del Montuïri en su día. Ahora lo dos dos están en un club en el cual han asumido un protagonismo desmesurado. A ambos les gusta salir en la foto. Algo que debería estar reservado para Boscana, Alonso y para un tercero que, desde hace años, apenas aparece y con el cual el mandatario consulta cualquier decisión a tomar en el club. El sábado llamé a Boscana, mi presidente, para confesarle que me subía al carro del ascenso. Algo que solo parecía estar reservado para el RCD Mallorca.


Portada: Boscana, Alonso y la expedición del club que subió a Lluc tras la permanencia (BSA).

Sobre Tomeu Terrasa

Comunicador dedicado durante más de 30 años a la información deportiva. Ha narrado al RCD Mallorca en Primera y Europa además de acompañar a Moyà y Nadal alrededor del mundo desde 1997.

Deja un comentario

*

Acepto la politica de privacidad *